Cotidianeidad Hofstadteriana - the pageless page

Principal

Esta colección está recién nacida. La idea es agregar cosas a medida que las recuerde o descubra. Y a medida que me las hagan notar.

  1. Los frasquitos de polvo de hornear Royal cuyo envase fascina, porque el dibujo que en él figura es ese mismo frasquito (que a su vez contiene un frasquito, que a su vez contiene un frasquito, etc., ad infinitum).

  2. El cuento de la buena pipa, que recuerda a El Hacha de Ganto: respondan lo que respondieren a la pregunta "¿Querés que te cuente el cuento de la buena pipa?", les cortaré la cabeza.

    Además, la única forma de "ganar" es responder "¿Querés que te cuente el cuento de la buena pipa?", porque es la única X que hace falsa a "Yo no te dije X, yo te dije si querés que te cuente el cuento de la buena pipa"... esto es claramente similar a la lógica que subyace a los quines.

    Incluso si la falsedad no importara al interrogador, se vuelve interesante si el truco se aplica recíprocamente: ``Yo no te dije "Yo no te dije si querés que te cuente el cuento de la buena pipa, yo te dije si querés que te cuente el cuento de la buena pipa", yo te dije si querés que te cuente el cuento de la buena pipa'', lo cual se puede prolongar indefinidamente.

  3. El siguiente "chiste Zen":

    Dos elefantes se estaban bañando, y uno le dice a otro -¿Me pasás el jabón? -No, radio.

    Habitualmente se lo cuenta como un chiste a una persona "víctima", y hay varias otras personas arregladas que se ríen.

  4. Este otro "chiste":

    Iba un camión con cien cuadraditos, cuando chocó contra un auto. Afortunadamente el camión no se hizo daño y pudo seguir adelante. Sin embargo ahora tenía sólo noventa y nueve cuadraditos.

    (Sí, eso es todo).

  5. Y este otro "chiste":

    En un tren iban un hombre y una mujer con un perro. El perro iba comiendo un hueso. El hombre estaba fumando. La mujer le dice, "si no apaga el cigarrillo, lo tiro por la ventana"; el hombre responde "si usted tira el cigarrillo, yo tiro al perro por la ventana". La mujer enojadísima le saca el cigarrillo y lo tira por la ventana. El hombre agarra al perro y lo tira por la ventana. La mujer hace detener al tren y, cuando bajan, encuentran al perro sano y salvo. ¿Pero adivinen qué tenía en la boca?

    ...

    El cuadradito del otro chiste.

  6. La colección Elige Tu Propia Aventura (Choose Your Own Adventure). Los libros están escritos en segunda persona lo cual es una referencia al mundo exterior, los niveles se enredan. Lo que más caracteriza a la colección es que hay varias formas de leer el libro, y el lector elige qué camino tomar.

    A esa colección pertenece "Dentro del OVNI 54-40" ("Inside UFO 54-40"), escrito por Edward Packard que además de tener divagaciones filosóficas interesantísimas (para mi gusto un tanto peculiar), el libro está lleno de "saltos fuera del sistema".

    Uno de los posibles finales, en la página 118, dice "Te sientes cansado pero, en lugar de quedarte dormido, pasas a otro nivel de vigilia, de tal modo que ahora, extrañamente te encuentras justo donde estás en este momento... ¡leyendo un libro!"

    Y durante el transcurso del libro se advierte sobre la posibilidad de llegar a Última, el planeta del paraíso, pero también se explica que "nadie es capaz de hacerlo por propia voluntad o siguiendo instrucciones". En la página 101 dice que uno llega a Última. Sin embargo, ¡ninguna opción del libro remite a esa página!, con lo cual puede pasar inadvertida. (No es posible llegar a esa página haciendo las elecciones dentro del libro (la vía M) sino sólo saliendo fuera, tomando al libro desde este universo, y hojeándolo (la vía U ¿?)).

    Otro Elige Tu Propia Aventura hofstadteriano es "Hiperespacio" ("Hyperspace"), también de Packard. Lamentablemente no lo tengo y hace tiempo no lo veo. Pero en algún momento le revelaban a uno que no era más que un personaje de un libro.

  7. Por las mismas razones que los Elige Tu Propia Aventura (el lector arma el camino), Rayuela, de Julio Cortázar, que precede a la colección; muy en especial el capítulo 34, donde la forma es tan o más importante que el contenido.

    También de Cortázar, Historias de Cronopios y de Famas, que tiene partes muy surrealistas y descolocantes, que se parecen a koans, a veces.

    También de Cortázar: el cuento "Continuidad de los parques". [Observado por Esteban Pavese].

  8. Algunos, en realidad muchos, ejercicios de pensamiento lateral. No voy a transcribirlos acá porque es digno de otra colección y hay muchas dando vueltas por ahí.

  9. Cierta página web que enumera cosas hofstadterianas que se pueden encontrar en la vida cotidiana y se menciona a sí misma como un ejemplo de autorreferencia (si el link no está roto: http://cubonegro.orgfree.com/html.html).

  10. En Seinfeld, cuando escriben un show acerca de nada en el cual los personajes son actores que los representan a ellos mismos.

  11. Los Simpsons también están llenos de referencias circulares y meta-referencias. En más de un capítulo se dicen cosas del estilo "somos dibujos animados; nada tiene sentido" (en uno de ellos, lo dice Homero y, a continuación, se ve pasar a un segundo Homero por la ventana).

  12. "Niebla", de Miguel de Unamuno, en la cual un personaje dialoga con el escritor y le pide que cambie el curso del argumento. Pero Unamuno se niega...

  13. La idea de Ernesto Sábato, expresada en "Uno y el Universo", de una novela policial en la cual el asesino es el lector.

  14. El final de "Blazing Saddles" ("Locuras en el Oeste"), de Mel Brooks. Digno de ser visto.

  15. Transcribo la definición de "mena" en mi diccionario enciclopédico "Salvat Básico", Salvat Editores, Barcelona, 1985: "mena: f. mena de un filón o depósito que por sus propiedades o valor se explota para beneficiar cierto elemento".

    Para no dejarlos con la duda, según el DRAE: "mena: (cf. mina) f. mineral metal¡fero, principalmente el de hierro, tal como se extrae del criadero y antes de limpiarlo".


Si tenés algún otro ejemplo, me encantaría conocerlo