Poema de Bí Á

Escrito por la poetisa Bí Á.

:Verás, en Edacval las cosas se ven diferentes: :No hay luz ni fulgor en la era del sol y su calva :No hay gracia de Dios, astro rey que destelle ponientes, :Solo hay gris nublado y ocaso que desplaza al alba.
:Verás, en Edacval el tiempo se vuelve incontable. :En mil volteretas al son de la música esférica :la trirrotación de un impulso irrumpe inefable :y mentolinimbos embriagan con su lluvia histérica.

Fragmento del poema que Bí Á escribió a su amigo extraedacvestre Eleonoro Eleonórido para convencerlo de la belleza de su planeta.

Un análisis minucioso de la correspondencia entre Bí Á y su amigo Eleonoro, concluye en un supuesto romance que explicaría las insinuaciones gigantes que crecieron en la frente de Bü Zi en sus últimos años de vida.

Si bien las creaciones menos deslucidas de la poetisa fueron concebidas bajo efecto de lluvias mentolinadas también se rescataron llamativos textos en prosa de una Bí alejada de experiencias mentolináceas.

Una posible explicación de quienes creen que la creación y originalidad son solo producto de sustancias estimulantes, es que los textos de Bí están inspirados en la añoranza de no poder volar como lo hacía con la mentolina hasta lejanos planetas o en la apología de la propia mentolina refieriéndose, en una confusa metáfora, a la inconsistencia de sus sentidos: ``existe entre Eleonoro y yo una distancia incontable, tan grande como el tiempo entre estrella y estrella. Nuestros sentidos irreales confunden la vida de esas estrellas cuando las observan en un momento en que, en su tiempo, ya han muerto.''