Muro de Romualdo

El muro de Romualdo, llamado muro de contención alehedorista por los pluplanqueños oxorientales y muro espireleso por los seguidores de la Chinfulesa, fue un muro que recorrió la vasta extensión de la frontera entre Alefragancia y Plaplamalpa en los Tiempos en que Pichito estaba aprendiendo a nadar.

Construcción

Al finalizar la Guerra de los Churrinches, la Chinfulesa envió a Pichito a construir la gran muralla, pero no quiso dar explicaciones sobre los objetivos de dicha construcción.

Más tarde, Romualdo Rumoraldo, célebre historiador de Pluplanca Oxoriental, adjudicaría al muro su propio nombre.

Rumoraldo confundía estudiar historia con ser protagonista de la misma. Se dice que desde pequeño soñaba con ser un luchador, un héroe, un mártir. Para ello se había introducido en los misterios de la tradición edacvalina, creyendo que con leer algunos pocos ermitelios podía convertirse en una gloriosa figura.

Sin embargo, tuvo suerte, puesto que el muro pasó a la historia con su nombre, y lo convirtió en una de las figuras más reclamadas del pop edacvalino. Al poco tiempo de fama, Romualdo descubrió que lo único que quería era dedicarse a la danza, a la pintura y a la peluquería.

Propósito

Algunas conjeturas sobre el propósito de la formación de esta muralla, apuntan a un intento de la Chinfulesa de evitar el tráfico de mentolina a través de la frontera.

El más racional argumento postula que tan admirable creación fue producto de un delirio de grandeza del Payaso Pichito, que pretendía crear un muro tan alto que llegara hasta planetas vecinos.

Otra postura plantea que, lejos de tener connotaciones políticas, la única intención de este muro era servir de espacio cultural a todos aquellos que quisieran expresarse artísticamente. Del muralismo Romualdino datan las creaciones más importantes de Luxergrib, Apílotes, Bí Á, Lucas Flix y el mismo Romualdo Rumoraldo.

Simbolismos

Posteriores análisis psicofrutistas hablan del muro como símbolo de aislamiento, de muro mental creado para aleajarse del mundo hostil. Según Stragagmesani, el muro es construido por Pichito, más allá de los mandatos de la Chinfulesa, para representar la sobreprotección de su madre en su infancia, cuando todavía no era Dios, y la ausencia de su padre, muerto en combate contra un mbadongo. Esta extraordinaria idea, unas dimensiones después, sería llevada al cine por Roger Waters, en el Otro Continente.

Características

La frontera entre los dos países en cuestión estaba protegida por una valla de tela metálica, cables de alarma, trincheras para evitar el paso de vehículos, gigantescos herpinatacólogos vestidos con alambres de púas, más de 300 torres de vigilancia y treinta psicofrutistas que intentaban persuadir mentalmente a quienes intentaban escapar. Sin embargo, durante la existencia del muro no se contabilizaron intentos de fuga. En una sola ocasión, Bí Á quiso cruzar al otro lado para encontrarse con su amante. Los medios de comunicación edacvalinos acudieron para presenciar el hecho y pudieron ver como la inminente poetisa levantaba un pie y lo apoyaba del otro lado, y luego hacía lo mismo con el otro, puesto que el muro había alcanzado una altura de aproximadamente veinticinco centímetros y medio.

Caída del muro

La caída del muro de Romualdo fue provocada por una lluvia mentolinácea que derritió las paredes hasta que no quedaron rastros.